paso a paso

Uno, dos, uno, dos...

Visitar un monumento nacional requiere estar en forma. A veces, tendrá que subir más de 200 escalones durante su visita para poder disfrutar de unas magníficas vistas panorámicas.  

Descubra los monumentos más encaramados y selecciónelos en función de los escalones que pueda subir. 

Escalador experimentado

¿No se le resiste ninguna torre? 422 escalones estrechos y desiguales le esperan en las torres de la catedral Notre-Dame de París
¿La recompensa? ¡Una panorámica extraordinaria de la Île de la Cité, los monumentos parisinos y un encuentro único con las gárgolas y las quimeras de Viollet-le-Duc! 

Escalador con ganas

Los 396 escalones de la torre de la catedral de Bourges le incentivarán tal vez el gusto por los desafíos. Una vez arriba, podrá contemplar la ciudad de Bourges, sus marismas y, a lo lejos, las verdes praderas del Berry. 

Escalador curioso

¿Quiere descubrir París? ¡Pues no se pierda la subida al Arco de Triunfo! ¿Qué son 284 escalones para usted...? Desde la azotea podrá disfrutar de una preciosa vista de 360° de la Ciudad de la Luz. En verano, merece la pena la visita nocturna del Arco de Triunfo (abierto hasta las 22:30). 

Escalador aficionado

Deberá subir 223 escalones altos e irregulares para disfrutar de una bella panorámica de Burdeos desde la Torre Pey-Berland. Una subida fácil que no requiere apenas entrenamiento y que recompensa con unas impresionantes vistas de la ciudad.

Escalador pero no tanto

¿No le va mucho subir escalones? Solo un pequeño esfuerzo para subir los 126 escalones de la torre de la abadía de Montmajour, del siglo XIV, y podrá contemplar la magnífica estampa de Arles y de su región.

para nada escalador

¿Subir escalones? ¡Para nada! Ningún problema... el Palacio de Tau de Reims o el Castillo de Champs-sur-Marne son fácilmente accesibles (ascensor, pendiente suave...).

¡Disfrute de las visitas!