¡ELLAS HICIERON HISTORIA!

Vayamos al encuentro de algunas grandes mujeres de la Historia de Francia, de las artes y la literatura en los monumentos del Centro de monumentos nacionales. 

En 1501, Margarita de Austria, hija del emperador Maximiliano I de Habsburgo, repudiada por el rey de Francia y viuda a los 20 años, vuelve a contraer matrimonio con el Duque de Saboya, Filiberto II.

Matrimonio de conveniencia, se transforma en un auténtico matrimonio por amor. En 1504, ocurre una desgracia: durante una partida de caza, el duque es víctima de un accidente y fallece. Margarita decide entonces encargar la construcción de un monumento para perpetuar el amor que sentía por su esposo: el monastère royal de Brou !

En Carcasona circula la leyenda de que Dame Carcas fue una heroína que habría dado su nombre a la célebre ciudadela medieval.

Princesa al frente de los caballeros de la Ciudadela de Carcasona, entonces en manos de los Sarracenos y asediada por Carlo Magno, al ver cómo disminuían las provisiones de víveres y cómo sus defensores caían presa de la hambruna, tuvo la idea de alimentar a un cerdo con trigo y de arrojarlo por encima de las murallas. Carlo Magno y sus hombres imaginaron entonces, con horror, que la Ciudadela contaba todavía con abundantes provisiones a pesar de los seis años de asedio a los que había sido sometida, puesto que se podían permitir desperdiciar trigo para alimentar a los animales; en ese momento, decidió abandonar la meseta. En ese momento, Dame Carcas ordenó que sonaran las trompetas al toque de “Carcas sonne!” (¡Carcas suena!) y firmó la paz con el soberano.

Es bien sabido que esta leyenda, inspirada en canciones sobre gestas medievales, es totalmente falsa. ¡Carlo Magno nunca asedió Carcasona!

,

A partir de 1938, y ante las amenazas de guerra, la administración francesa prevé la evacuación de las obras de arte de mayor relevancia. El traslado de La Gioconda del Museo del Louvre se inicia el 28 de agosto de 1939.

El Castillo de Montal, situado en el departamento de Lot, reúne todos los requisitos necesarios para acogerla: riesgo de incendio limitado y amplias salas abovedadas en la planta baja. El 13 de marzo de 1943, llega a Montal una modesta caja con ninguna otra seña que la referencia MNLP0. ¡En su interior, viajaba La Gioconda!

En julio de 1944, por temor a los bombardeos de las tropas aliadas, el equipo del  château de Montal decide instalar en el prado adyacente al monumento la inscripción Museo del Louvre en grandes letras blancas.

El Castillo de Montal jamás sería bombardeado y, el 15 de junio de 1945, las obras iniciarían su viaje de regreso a la capital.

Aurore Dupin, alias George Sand, creció en Nohant, en la casa de su abuela. Le encantaba escapar del bullicio parisino y acudía a este lugar con frecuencia a refugiarse. Otros grandes artistas como Balzac, Chopin o Flaubert, con los que mantenía una relación de amistad, solían estar invitados a compartir sus días de estudio. En este lugar, Nohant, escribiría una de sus obras más famosas La Mare au Diable (La charca del diablo). La propiedad y su región, fuentes de inspiración, ocuparían un lugar importante en su obra.

Una de las más célebres personalidades inhumadas en el Panthéon

es, sin duda, Marie Curie. En 1903, recibió, junto a su esposo, Pierre Curie, quien reposa a su lado, un Premio Nobel de Física. Además, obtendría un Premio Nobel de Química por sus investigaciones sobre el radio y el polonio.  La prolongada exposición a elementos radioactivos pasarían factura a su salud. Enferma de leucemia, fallece en un sanatorio en 1934.

El 20 de abril de 1995 y por decisión del Presidente de la República, François Mitterrand, los Curie serían inhumados en el Panteón. Hasta 2015 Marie Curie fue la única mujer enterrada en el Panteón.

,

En 1666, Madame de Montespan, de soltera Françoise Athénaïs de Rochechouart de Mortemart, conoce a Luis XIV. Muy pronto se convertiría en una de sus favoritas, mientras que su esposo, el marques de Montespan, vehemente en exceso, es exiliado a tierras gasconas.

Algunos años más tarde, ocurre la desgracia. Madame de Montespan abandona la corte y devuelve al rey uno de los collares que le había regalado. A cambio, recibe 100.000 libras para la adquisición de las tierras del Château d'Oiron !