Las Obras de reparación

Debido a su amplitud y a su tecnicidad, las obras de restauración requieren de un estudio previo que permite, por un lado, establecer un diagnóstico sobre el estado del bien, ya se trate de un monumento o de un objeto mobiliario, y por otro lado, determinar un criterio de restauración. En el castillo de Azay-le Rideau, por ejemplo, se está realizando una amplia campaña de obras para restaurar las cubiertas, las carpinterías exteriores y las fachadas del monumento.

Como complemento al inicio de las obras de restauración, el Centro de monumentos nacionales tiene por objetivo mejorar el estado sanitario general de los bienes bajo su responsabilidad.

Diagnóstico

Con este fin, la institución lleva a cabo diagnósticos sobre los monumentos y las colecciones a su cargo. Todas estas actividades especializadas, históricas, técnicas y científicas, permiten evaluar el estado de conservación de los objetos, techumbres, fachadas, estructuras, así como garantizar la conformidad de las instalaciones eléctricas y los sistemas para combatir los incendios y las intrusiones. 

El balance sanitario sirve de base para la confección de un programa de varios años de obras de mantenimiento, reparación y restauración de los monumentos y las colecciones.

Obras de reparación

A fin de limitar las laboriosas y costosas operaciones de restauración, el CMN también lleva a cabo obras de reparación. Estas obras están destinadas a limitar la degradación de los edificios y las colecciones. Estas obras las ejecutan arquitectos urbanistas del Estado que trabajan en la institución. Como conservadores de los monumentos nacionales, conocen a la perfección los monumentos y están capacitados para definir y aplicar las medidas necesarias para la correcta conservación del edificio: reparación de los revestimientos, las vertientes de los tejados, sustitución de marcos, de suelos y consolidación de muros de retención.